Dormitorios juveniles a medida

Pasa el tiempo y los niños crecen. Entonces los bebés dejan de serlo y se hacen personitas con sus propios gustos y necesidades. A partir de ese momento comienza una nueva etapa, en la que nuestros hijos caminan solos y eligen, entre otras muchas cosas, el rincón donde más les gusta jugar. A los padres nos preocupa facilitarles las cosas y queremos crearles el mejor ambiente, pero también sabemos que en la casa hay unas necesidades y que hay que ser prácticos.

Al crecer los hijos, llega el momento de preparar sus habitaciones para el presente, pero pensando en el futuro. Es por eso que nos introducimos en el mundo de los dormitorios juveniles y nos damos cuenta de lo que no les puede faltar y de lo que es accesorio. Cuatro muebles son imprescindibles:

1. La cama

No hay discusión, ¿verdad?, es el mueble para dormir y no puede faltar. Este es el motivo por el que será el primer mueble al que le asignemos el sitio y todo lo demás dependerá de él.

Sobre otras cuestiones puede haber diversidad de criterios: el diseño, los colores y, sobre todo, el tipo de cama. Respecto a esto último, lo mejor es dejarse aconsejar por los expertos en dormitorios juveniles, ya que son los que más conocen y los que mejor saben la clase de cama que más conviene para cada habitación. Se pueden colocar básicamente camas individuales, dobles extraíbles, abatibles verticales, abatibles horizontales o literas, pero cuando los muebles son a medida, se pueden encontrar multitud de soluciones diferentes para aprovechar muy bien el espacio.

2. El armario

Este mueble es el segundo al que hay que buscarle una ubicación más o menos fija porque, cuando se pongan otros muebles, será difícil cambiarlo de sitio y además hay que elegir un tamaño amplio para que quepa todo lo necesario.

También se puede elegir entre distintas clases de armarios, pero en los dormitorios juveniles sobre todo se encuentran dos: lineal, que es el que ocupa una pared; y rinconero, que ocupa dos paredes y puede formar ángulo recto o chaflán. Otra decisión será la del tipo de puerta, que puede ser corredera, abatible o plegable, ya que además del gusto de cada persona influye el espacio disponible.

Dormitorios juveniles a medida 2

En los dormitorios juveniles no pueden faltar los grandes armarios para guardar lo máximo posible.

3. La mesa de estudio

A los tres añitos la mayoría de los niños ya empiezan el colegio y durante muchos años van a sentarse a dibujar, escribir, leer, estudiar… La mesa es un mueble con mucho uso y por eso conviene elegir bien los materiales y el color. Además habrá que tener en cuenta que debe estar bien iluminada, por lo que habrá que acercarla a las fuentes de luz y, si es posible, aprovechar la luz natural.

En los dormitorios juveniles hay que tener en cuenta el ambiente de estudio y, por eso, la mesa es un mueble fundamental, tanto por el espacio que ocupa como los distintos usos que se le irá dando en cada etapa. Si se quiere facilitar el orden, añadirle unos cajones resulta práctico, y si se dispone de sitio, un tablero amplio puede hacerla más cómoda, más aún cuando son estudiantes jóvenes.

4. Estanterías

¿Dónde colocaríamos lo que hay en ellas si no las tuviéramos? Juguetes, libros, juegos de mesa, discos, álbumes, adornos… Siempre se acaban llenando, por lo que desde el principio hay que plantearse que sean capaces y asignarles uno o varios espacios de la pared.

Ahora que ya sabes los muebles que no pueden faltar en el dormitorio de tus hijos, ya puedes empezar a pensar cómo distribuirlos. Nosotros podemos ayudarte, así que puedes plantearnos tus dudas en forma de comentarios.

3 thoughts on “4 muebles que no pueden faltar en los dormitorios juveniles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *