Frentes de armarios en dormitorios juveniles

Cuando nuestros hijos están dentro de sus dormitorios juveniles, queremos que se encuentren a gusto. Los niños, al igual que nos sucede a los adultos, se sienten bien si disponen de un espacio amplio para desenvolverse con comodidad y si además están rodeados de un ambiente lleno de luz y color.

Los decoradores debemos tener esto en cuenta a la hora de diseñar las habitaciones y los padres en el momento de la elección de los muebles, ya que estos influyen muchísimo en la atmósfera final que se consiga.

Un elemento que a nosotros nos parece determinante para conseguir crear ese ambiente alegre y luminoso son los frentes de los armarios, ya que suelen ser uno de los componentes de mayores dimensiones dentro de los dormitorios juveniles y debido a su disposición vertical uno de los que más se ve desde el interior.

Los frentes de los armarios son, para que no haya dudas, la parte exterior, lo que se ve de ellos cuando estamos delante y están cerrados, es decir, los marcos y las puertas. En un artículo anterior ya se indicaron los tipos de puertas que se pueden colocar en los armarios a medida, que se distinguían entre abatibles o batientes, plegables y correderas, según el sistema de apertura que presentaban.

Pero el diseño final de las puertas no depende solo de cómo se abren, sino también del tamaño, la forma y los acabados que presenten, características todas ellas que afectan al ambiente que se consiga crear dentro de los dormitorios juveniles a medida.

En cuanto al tamaño hay que decir que unas puertas muy grandes pueden producir sensación de menor amplitud, mientras que si son más pequeñas subjetivamente nos puede parecer que disponemos de más espacio. Por ello, si un armario es muy ancho, en lugar de colocar dos puertas grandes, resulta más recomendable dividirlo en tres o cuatro puertas más estrechas, con las que nos parecerá que el mueble es mayor y lo mismo la pared en la que está colocado.

Ejemplo frentes de armarios para dormitorios juveniles

Ejemplo de alguno de los frentes de armarios que diseñamos para dormitorios juveniles

Igualmente, si el armario es muy alto, para que no tengamos la sensación de que se nos viene la puerta encima, es mejor dividirlas en dos, una más alta para la parte de abajo, y otra más corta con forma de altillo para arriba, o escoger un diseño que incluya líneas horizontales.

Respecto a la forma de los frentes, esta depende del mueble y de la arquitectura de la habitación. Así por ejemplo, si el armario va colocado debajo de una escalera o si la habitación es abuhardillada, el frente tendrá que seguir la diagonal del techo. Otro asunto es el diseño, que en algunos casos ofrece ejemplos de puertas que prescinden de las formas rectas e introducen una pequeña curvatura y las puertas se presentan simétricas.

Estas opciones más creativas pueden quedar muy bien y dar un aire diferente, pero no hay que abusar de ellas en los dormitorios juveniles porque pueden acabar cansando a sus ocupantes.

El tercer elemento que interviene en los frentes de los armarios son los acabados, que están relacionados con los materiales y los colores empleados. Para no extendernos hoy demasiado, de ellos hablaremos en el próximo artículo del blog.

Si quieres contarnos tu experiencia respecto al tamaño o la forma de tus armarios o plantear alguna duda, puedes enviarnos tus comentarios.

One thought on “Frentes de armarios en dormitorios juveniles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *