Formas de armarios de dormitorios juveniles

El armario es uno de los muebles indispensables en los dormitorios juveniles. De su mayor o menor tamaño dependerá la cantidad de ropa que podamos guardar dentro de ellos o los juguetes que podamos almacenar para no tener que repartirlos por el resto de la habitación de nuestros hijos. Una adecuada estructura interna redundará en un mayor aprovechamiento del espacio y en una mejor organización del contenido, aspectos muy importantes para mantener todo en orden y acceder con comodidad.

Para abrir los armarios, ya señalábamos en el artículo anterior de este blog que se puede optar por tres tipos de puertas: abatibles, plegables o correderas, cada una con su propio sistema de apertura, cuya elección estaba condicionada entre otras razones por las dimensiones y la distribución del conjunto de la habitación.

Al diseñar los dormitorios juveniles, hay que tener en cuenta la superficie de la habitación y la disposición de los elementos estructurales, como las puertas, ventanas o radiadores. Entonces hay que distribuir los muebles con idea de aprovechar el espacio total al máximo, para lo que resulta imprescindible elegir la forma más conveniente del armario. Esto solo es posible cuando los armarios son a medida.

Módulos rectos, esquineros o chaflán

Los armarios a medida son muebles modulares, es decir, que están compuestos por varios módulos que presentan tamaños y formas diferentes para que se puedan adaptar muy bien a las más diversas situaciones.

Tres armarios en dormitorios juveniles

Algunos ejemplos de armarios que podemos encontrar en los dormitorios juveniles: esquinero, achaflanado y lineal.

Teniendo en cuenta la combinación de los módulos, se puede establecer una clasificación de armarios por su forma. Así las cosas, se puede hablar de armarios lineales o de esquina, y dentro de estos últimos, se distingue entre ángulo recto o chaflán.

Los armarios lineales son los que se colocan en una sola pared y se componen de uno o más módulos seguidos que siguen una sola dirección y están unidos por los lados.

Los armarios en ángulo recto son los que ocupan dos paredes e incorporan un módulo esquinero que permite girar el armario noventa grados y aprovechar a la vez el hueco del rincón.

Estos armarios pueden incorporar en la esquina un módulo con forma achaflanada, que le da al mueble un estilo diferente que queda muy bien en los dormitorios juveniles porque suaviza el rincón y da sensación de continuidad al mueble.

Para saber cuál es el armario que más conviene en cada caso, nuestra recomendación es consultar a los profesionales, que son los que con su experiencia mejor pueden aconsejar. Si quieres darnos tu opinión, envíanos tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *