Puertas de armario de dormitorios juveniles

Una gran parte del tiempo que pasan nuestros hijos en casa, lo hacen dentro de su habitación. Cuando son bebés, sobre todo durmiendo; un poco más mayores, sin parar de jugar con sus juguetes; después, desde que empiezan a ir al colegio, haciendo deberes y, con el paso de los años, estudiando cada vez más horas.

Por ello es importante proporcionarles un ambiente agradable en el que puedan sentirse a gusto y eso solo se consigue si en la habitación es posible mantener las cosas en orden, para lo que resulta imprescindible contar con la ayuda de un buen armario, que es, como ya contamos en un artículo anterior de este blog, uno de los muebles básicos que no pueden faltar en los dormitorios juveniles.

Los armarios más prácticos son los que se hacen a medida, pues se amoldan a la perfección y aprovechan todos los centímetros disponibles. Para ello, hay que pensar bien la forma y los componentes que más convienen en cada caso, por lo que vamos a analizar en una serie de artículos cuáles son estos y qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de diseñar los armarios de los dormitorios juveniles.

Las puertas

Hoy, para empezar, tan solo vamos a abrirlos y cerrarlos, es decir, nos vamos a detener en las puertas y los distintos tipos que se pueden instalar, con las ventajas e inconvenientes que presenta cada uno de ellos. Básicamente, estas se distinguen en tres tipos, que son las abatibles, plegables y correderas.

Ejemplos de puertas de armario de dormitorios juveniles

Algunos ejemplos de puertas de armario de dormitorios juveniles

Las puertas abatibles son las de toda la vida, las que se abren hacia fuera tirando de un asa o tirador. Es un sistema cómodo que se adapta muy bien a todas las situaciones. Las puertas abatibles pueden ocupar todo el ancho de un módulo de armario, o pueden dividirse en dos puertas enfrentadas que se abren cada una hacia un lado. Esta segunda forma es muy práctica porque son más estrechas, más ligeras y, sobre todo, porque abiertas ocupan menos.

Las puertas plegables son las que al abrirse se pliegan por la mitad hasta juntarse. Ocupan poco espacio de la habitación, por lo que necesitan poca superficie libre delante. Cuando se abren, permiten tener una visión completa del armario, de manera que el acceso para sacar o recoger la ropa resulta muy cómodo. Además de funcionalidad, aportan elegancia y estilo al mueble.

Las puertas correderas son las que se abren desplazándose por un raíl hacia la derecha o hacia la izquierda. En dormitorios juveniles de reducidas dimensiones o cuando se quiere aprovechar bien el espacio, son las más utilizadas. Al abrirlas, una se coloca delante de la otra, de forma que solo se puede acceder a una parte del armario, pero a cambio la habitación siempre está despejada.

Estos tres sistemas son los más habituales. Si tienes alguna duda o quieres contarnos tu experiencia, estaremos encantados de recibir tus comentarios.

2 thoughts on “Puertas de armario en dormitorios juveniles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *